Ver demo

Uso de la traducción
automática

La traducción automática tiene un lugar en todas las estrategias de traducción

La traducción automática es uno de los temas más importantes del sector de los servicios lingüísticos. Nos acompaña desde hace bastantes años. Al leer las noticias, es difícil no enfrentarse a algún artículo sobre los avances en la tecnología neuronal o sobre cómo la traducción automática va a cambiar el sector tal y como lo conocemos. Pero, ¿qué es exactamente la traducción automática?

Traducción automática

En pocas palabras, la traducción automática depende del software, en lugar de una persona, para traducir el texto de un idioma a otro. Mientras que la traducción automática es excelente para traducir palabra a palabra, a menudo puede equivocarse al traducir frases y párrafos. Se necesita un ser humano para comprender por completo el contexto de las palabras y producir la mejor traducción posible.

Incluso si la traducción humana ofrece los mejores resultados de calidad, el crecimiento de la traducción automática durante los últimos años sugiere que existen usos relevantes para este tipo de traducción. Según Common Sense Advisory, el 12,7 % de los ingresos por tecnología lingüística en 2017 provienen de la traducción automática, solo detrás de los sistemas de gestión de traducción y de los sistemas de gestión de interpretación. Por lo tanto, si la calidad del resultado de la traducción es menor, ¿cuándo tiene sentido utilizar la traducción automática?

Cuándo utilizar la traducción automática

Decidir cuándo utilizar la traducción automática depende de tu flujo de trabajo. Veamos algunos ejemplos diferentes y veamos qué flujos de trabajo producirán el mejor resultado.

Gráfico de uso de la traducción automática

Visión general del contenido más adecuado para diferentes flujos de trabajo de traducción automática

Traducción automática online gratuita

Cuando las personas suelen pensar en la traducción automática, piensan en los motores online gratuitos, como Google Translate. Ya hemos comentado por qué no creemos que este tipo de traducción sea adecuado en el lugar de trabajo. Las preocupaciones de seguridad y la falta de control sobre el contenido superan con creces al ahorro de costes.

Traducción automática por sí sola

Si buscas un resultado rápido, como el que ofrece un motor gratuito, pero deseas controlar la seguridad de este, la traducción automática de un proveedor de soluciones lingüísticas (PSL) es una buena opción. En un flujo de trabajo con solo traducción automática, introduces tu texto y el motor suelta la versión traducida al instante para que la utilices. El texto no lo edita un traductor humano, lo que significa que la calidad de la traducción suele ser mala. 

Puedes mejorar la calidad de la traducción con el paso del tiempo invirtiendo en un motor entrenado. Todavía no hay personas involucradas, pero el motor «aprenderá» con el tiempo y no volverá a cometer los mismos errores. Ya se trate de un motor entrenado o no, la traducción automática siempre tendrá como resultado una traducción de menor calidad respecto a lo que los seres humanos pueden producir. Lo bueno es que la traducción automática es mucho más barata que la traducción humana, por lo que puedes traducir más contenido sin aumentar los costes.

Sin embargo, un resultado de menor calidad no debería hacerte descartar la traducción automática. Puede ser una gran herramienta interna. Un cliente de LanguageWire utiliza la traducción automática para traducir texto rápidamente, de modo que sus oficinas globales puedan comprender la esencia de las ofertas de clientes recibidas. La traducción automática también es útil para la creación de prototipos de sitios web. Todos sabemos que la traducción a algunos idiomas tiene como resultado textos más largos que otros y, con la traducción automática, podrás probar de forma rápida y económica un nuevo diseño web en varios idiomas. 

Traducción automática + edición

Si te gusta la velocidad y los bajos costes de la traducción automática, pero deseas una traducción de mayor calidad, un flujo de trabajo que combina la traducción automática y la edición es una forma de obtener lo mejor de ambos mundos. Muchos proveedores de servicios lingüísticos te permiten añadir traducción automática a tu flujo de trabajo de traducción, de modo que un traductor humano edite el resultado de la traducción automática para mejorar la legibilidad. El editor corrige los errores léxicos, los errores sintácticos y los errores más evidentes, como las traducciones erróneas y los errores de terminología. El resultado sigue siendo una traducción de menor calidad que una traducción totalmente humana, pero es mucho más legible que la traducción automática en bruto. 

Los presupuestos de la mayoría de las organizaciones no se amplían para permitir la traducción de todo el contenido. A menudo, los documentos que no influyen directamente en las ventas, como los documentos de apoyo, no tienen prioridad. Sin embargo, el servicio de atención al cliente es uno de los principales diferenciadores respecto a la competencia, por lo que el tener cierto contenido de asistencia traducido para los mercados locales puede beneficiar a las empresas. La mayoría de los documentos de asistencia son textos sencillos sin escritura creativa, lo que los hace ideales para un flujo de trabajo de traducción automática y edición. Las empresas pueden garantizar que sus clientes internacionales comprendan la documentación de asistencia por una fracción del coste de la traducción humana. 

Traducción automática + edición + revisión

Para conseguir un texto de traducción automática de calidad comparable a la traducción humana, se necesita una revisión más exhaustiva del texto. Un flujo de trabajo que incluye traducción automática, edición y revisión significa que dos traductores humanos echan un vistazo al texto en bruto. El primer traductor edita el texto y, a continuación, un segundo traductor revisa el texto en cuanto a gramática, ortografía y calidad general de la traducción. Mientras que un texto traducido con este flujo de trabajo no será el mismo que el traducido por una persona, el nivel de calidad debería ser el mismo.

Lo que significa que un flujo de trabajo con traducción automática, edición y revisión es ideal cuando la elección de cada palabra no es importante. Por ejemplo, blogs, artículos técnicos o guías de usuario. Para estos tipos de contenido, lo más importante es que el lector comprenda completamente el contenido. El contenido que se esfuerza por evocar emociones en el lector, como una campaña de marketing, o que necesita una traducción específica palabra a palabra, como los documentos legales, se presta más a la traducción humana.

La traducción automática debe formar parte de todas las estrategias de traducción.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los flujos de trabajo de traducción automática que incluyen edición y revisión cuestan lo mismo y tienen el mismo tiempo de entrega que la traducción humana, ¿por qué utilizar la traducción automática? Es una cuestión de recursos.

Probablemente tengas un equipo de traductores preferidos que conocen tu marca exhaustivamente. Debes asegurarte de que disponen de tiempo suficiente para centrarse en los documentos más importantes. El resto de tu contenido se puede traducir mediante traducción automática. Si incorporas la traducción automática a tu estrategia de traducción, podrás traducir más tipos de contenido sin aumentar el presupuesto. Al mismo tiempo, puedes estar seguro de que los traductores expertos en tu marca estarán siempre disponibles cuando más los necesites.

¿Estás listo para llegar a tu audiencia global?

Es hora de empezar a hablar el idioma adecuado mediante una tecnología potente que te permita colaborar con expertos en creación de contenido de todo el mundo. Ponte en contacto con el equipo de LanguageWire y ponte en marcha hoy mismo.

Escríbenos

Estamos siempre dispuestos a ayudarte, ya sea para resolver tus dudas, aconsejarte o asistirte con un encargo concreto.

Nos pondremos en contacto contigo en un día laborable.

Llámanos

Habla con un asesor de LanguageWire sobre tus necesidades lingüísticas de lunes a viernes, de 8:30 a 17:00 h CET. 

+34 963 81 37 17