Ver demo

El Reglamento (UE) 2018/858 obliga al sector de la automoción a crear más contenido multilingüe

Florian Steinert-Niewierra

Autor: Florian Steinert-Niewierra
Practice Leader, Automotive, LanguageWire
LinkedIn

¿Cómo afectará el Reglamento 2018/858 al contenido?

¿Cómo afectará el Reglamento 2018/858 al contenido?

La salud y la seguridad, la protección del medio ambiente y la supervisión de los mercados desempeñan un papel fundamental en la homologación de tipo de los vehículos de motor dentro de la UE.

Ahora, los fabricantes que comercializan sus productos en los mercados de la UE deben garantizar que su contenido técnico cumple la nueva normativa, de modo que la traducción se ha convertido en una de sus principales prioridades para el 2020.

Reglamento (UE) 2018/858

El Reglamento (UE) 2018/858 sustituirá a la Directiva 2007/46/CE. Este reglamento tiene fuerza jurídica vinculante en todos los Estados miembros de la UE a partir del 1 de septiembre de 2020.

Afecta a los procesos técnicos, las funciones administrativas y las responsabilidades que deben asumir los fabricantes, los proveedores y los distribuidores de vehículos, así como las autoridades nacionales, para establecer procedimientos unificados y comparables en todos los Estados miembros de la UE. 

¿Por qué afecta lo anterior a las estrategias de contenido del sector de la automoción? En resumen, el nuevo reglamento exige que los fabricantes de vehículos proporcionen información técnica en todos los idiomas oficiales en la UE de aquellos países en los que comercializan sus productos.

Modificación de los requisitos de traducción

Debo admitir que leer las más de 200 páginas de este documento es bastante extenuante. Sin embargo, el capítulo XIII llamó mi atención. El apartado sobre «Información técnica facilitada» pone de relieve el aumento en las previsiones de traducción de los fabricantes que deben cumplir el nuevo reglamento:

«2. El fabricante pondrá a disposición de los usuarios toda la información pertinente y las instrucciones necesarias en las que se describan las condiciones especiales o las restricciones relacionadas con el uso de un vehículo, sistema, componente, unidad técnica independiente, pieza o equipo».

«3. La información a la que se refiere el apartado 2 se facilitará en la lengua o las lenguas oficiales del Estado miembro en el que el vehículo, sistema, componente, unidad técnica independiente, pieza o equipo vaya a ser introducido en el mercado, matriculado o puesto en servicio. Dicha información también se proporcionará en el manual de instrucciones».

Este apartado implica que los fabricantes tendrán que asumir la publicación de contenido en los 24 idiomas de la UE si desean obtener y mantener la homologación de tipo de la UE para los vehículos destinados a dichos mercados.

El irlandés es un idioma oficial de la UE. Sin embargo, dudo mucho que los fabricantes de automóviles de países como Alemania lo hayan considerado como una prioridad en su estrategia de contenido global. Podría contar con los dedos de una mano los pedidos de traducción hacia ese idioma de destino que han realizado nuestros clientes del sector de la automoción. Esto ilustra claramente el hecho de que los principales fabricantes tendrán que escalar y optimizar sus procesos de traducción para cumplir el nuevo reglamento. 

Además, se espera que los fabricantes se aseguren de que el acceso a la información técnica de sus productos esté en un formato en línea de fácil acceso. La vigilancia del mercado y la transparencia de la información durante el ciclo de vida del producto se convierten así en elementos cruciales para todos los grupos de usuarios, desde las autoridades nacionales que conceden las homologaciones de tipo hasta el cliente final que compra un vehículo.

Hay muchas formas de gestionar el proceso de traducción, desde el uso de recursos internos, hasta el trabajo con traductores autónomos, pasando por la colaboración con agencias de traducción.

Sin embargo, las principales marcas del sector de la automoción están optimizando sus flujos de trabajo de contenido con proveedores de soluciones de contenido global.

En resumen

El nuevo reglamento exige que los fabricantes de vehículos proporcionen información técnica en todos los idiomas oficiales en la UE de aquellos países en los que comercializan sus productos. Es importante que los fabricantes entiendan estas previsiones y que se asocien con expertos en contenido con experiencia en la gestión de traducciones técnicas. Esto garantizará la precisión y la conformidad de las traducciones.

Ponte en contacto con nosotros para hablar con un experto en contenido global.

¿Más contenido multilingüe? No hay problema.

Si te afecta el Reglamento (UE) 2018/858, el equipo de expertos en contenido global de LanguageWire puede satisfacer tus necesidades de contenido y optimizar tus flujos de trabajo de contenido multilingüe para garantizar una entrega eficiente y precisa de tus proyectos de traducción.